¿Cómo acompañar emocionalmente a nuestros hijos en la vuelta a la presencialidad?

Por el Equipo de Orientación Escolar, Lic. Analía Pérez, Lic. Danisa Ruiz y Lic. Nadia Martínez

En este nuevo comienzo de año, y particularmente en este escenario de vuelta a clases presenciales, queremos estar cerca de cada familia que pertenece esta hermosa comunidad del Colegio Ayres del Cerro.

Desde lo académico, lo primero que podemos hacer es acompañar a cada estudiante y su familia a transitar y nombrar lo que acontece en la esfera emocional familiar con la vuelta al colegio. Y decimos “desde lo académico” porque para que pueda darse el aprendizaje es necesario que los niños, niñas y adolescentes se sientan en un espacio seguro, físico y emocional.

En este sentido, hemos trabajado en conjunto con docentes y equipo directivo, sobre la planificación de actividades de acompañamiento emocional a los y las estudiantes en el salón de clases que se llevarán a cabo durante la semana de recibimiento y por supuesto, sostenidas periódicamente con el avance del año, a través del Proyecto de desarrollo de habilidades socio-emocionales en todos los niveles de la escuela.

También a través de esta nota, queremos acompañarlos a ustedes como familia con algunas herramientas de sostén emocional tanto para los papás y mamás, como para sus hijos.

El escenario de incertidumbre pareciera ser nuestra única certeza hoy. Desde esta realidad podemos construir pequeños pasos que nos permitan percibir un terreno seguro y confiable.

Equipo de Orientación Escolar del Colegio Ayres del Cerro

¿Qué podemos hacer?

  • Reconocer que probablemente las cosas no nos salgan como desearíamos.
  • Trabajar en pequeños pasos que nos permitan evaluar si vamos bien o tenemos que reconsiderar las decisiones tomadas.
  • Organizarse semanalmente como adultos en las tareas de la dinámica familiar.
  • Tomarse el tiempo de evaluar cómo nos sentimos y qué necesitamos.

¿Cómo acompañamos a nuestros hijos e hijas?

  • Anticipando con palabras claras, a corto plazo, lo que va a suceder en cada semana. Quién los lleva, quién los busca, quién los va a recibir. Y si hubiera modificaciones, retomar lo que se había pautado y explicar el cambio que hubo.
  • Realizando preguntas concretas acerca de cómo se sienten en el colegio. Por ejemplo: ¿cómo te sentiste en la escuela? ¿Con qué compañeros compartiste el espacio hoy? ¿Hay algo nuevo en la escuela? ¿Qué fue lo que más te gustó del día?  Con estas preguntas de curiosidad evitamos las preguntas amplias del estilo “¿cómo te fue?” que suelen terminar en respuestas acotadas.
  • Estando atentos como familia a la atmósfera emocional de nuestros hijos. Observarlos, preguntarles, y compartir con ellos también nuestras emociones.

Debemos saber que seguramente nos tocará acompañar momentos de frustración, de enojo y también de alegría y entusiasmo ante esta nueva situación.  Aprender a sostenernos como familia y a pedir ayuda si lo necesitamos, puede ser una de las enseñanzas positivas a la que nos enfrenta esta época.

Aquí estamos como Equipo de Orientación Escolar para seguir acompañándolos a ustedes y a sus hijos e hijas.